Pero… ¿Qué es Internet de las Cosas?

Nuestra querida Wikipedia define Internet de las Cosas (IoT, Internet of Things) como:

“Interconexión digital de objetos cotidianos con Internet. Es el punto en el tiempo en el que se conectarían a internet más “cosas u objetos” que personas.”

En la última década hemos vivido una auténtica revolución tecnológica. Esto ha traído consigo un aumento gigantesco en el número de aparatos conectados a Internet. Disposivos como ordenadores, smartphones o tablets se han convertido en una parte imprescindible de nuestras vidas. Para muchos sería imposible trabajar sin un ordenador con el que enviar correos electrónicos o realizar videollamadas.

Ahora imaginemos que cada aparato de nuestra vida cotidiana pudiese ser gestionado a través de Internet. Podríamos tener el control a distancia de nuestras casas, de los sistemas de alumbrado de una ciudad o recibir en nuestro coche información de las carreteras en tiempo real. Sería fantástico, ¿verdad? Esto es el Internet de las Cosas.

Si seguimos el actual ritmo de crecimiento tecnológico llegará un momento en el que habrá más dispositivos conectados a Internet que personas. ¿Cómo seríamos capaces de conseguirlo? Lo primero es mejorar las tecnologías presentes en Internet, haciendo uso de mejores infraestructuras. Además, aparecen protocolos de comunicaciones especializados en tratar con todo este tipo de dispositivos.

Si todo esto es tan bonito, ¿por qué mi tostadora todavía no tiene Wi-Fi? Este tipo de tecnologías son muy recientes y están en un proceso constante de desarrollo. Además, la existencia de tecnologías anteriores muy extendidas hacen que sea difícil reemplazarlas fácilmente. Un ejemplo relevante en este ámbito es el uso del protocolo IP, pilar fundamental de Internet. Actualmente su versión más usada es la cuarta (IPv4). Sin embargo, desde diciembre de 1998 está estandarizada su sexta versión (IPv6). Ésta incluye mejoras relevantes en seguridad y eficiencia, y es un punto de inicio para desplegar un Internet de las Cosas. No obstante, a día de hoy todavía no hay una transición contundente hacia IPv6.

Señores de Internet, ¿por qué no migramos a IPv6 y así poder comprar una tostadora con Wi-Fi? El cambio de versión tiene asociados otros cambios muy costosos. Gran cantidad de equipos actuales están preparados para funcionar sólo con IPv4. Además, esta transición afectaría a la eliminación de protocolos de Internet que pasa a incorporar IPv6. Por esto y muchísimo más no ha habido un avance significativo en el cambio hacia IPv6.

Sin embargo, todas las grandes empresas de tecnología apuestan por IoT como la siguiente evolución en el diseño de Internet. Además, han surgido iniciativas tecnológicas como Arduino que han permitido acercar la electrónica y programación a un público muy amplio. Así, con un pequeño esfuerzo podemos crear proyectos sin tener grandes conocimientos en la materia.

Debemos ser conscientes de que vivimos en un momento de la historia privilegiado. Tenemos ante nosotros un horizonte de posibilidades inmenso en el desarrollar nuestras ideas.

¿Nos ayudas a crear el futuro de la tecnología?

Estudiante de Ingeniería Informática en la intensificación de Tecnologías de la Información. Universidad de Murcia.

Redes de Comunicaciones, Seguridad e Internet of Things.

Deja un comentario